El fabricante de impresoras 3D caseras, Prusa, ha mostrado su apoyo al personal médico al imprimir en 3D cientos de máscaras protectoras para los hospitales. Por lo tanto, se une a las empresas que han lanzado iniciativas para combatir el Covid-19 mediante fabricación aditiva. ¿Qué tiene de especial la máscara diseñada por Prusa? Es un protector facial impreso en 3D que protege toda la cara y se coloca sobre una máscara quirúrgica convencional. Protege los ojos y bloquea más eficazmente la propagación de gérmenes. En tres días, los equipos habrían obtenido docenas de prototipos, además de dos verificaciones con el Ministerio de Salud checo. Prusa dice que las primeras unidades acaban de ser enviadas al hospital para pruebas y verificaciones de campo.

Es posible que estés familiarizado con el modelo de esta máscara protectora: Prusa comenzó con un archivo disponible en GrabCAD que luego adaptó para imprimirlo en 3D con mayor facilidad. También es posible que lo hayas visto en el sitio web de Budmen Industrie, donde la pareja fundadora imprimió unos cientos en su bodega. Josef Prusa quería enviar un mensaje claro a su comunidad, un mensaje que creemos que es importante transmitir: “La impresión de respiradores puede no ser la mejor idea en este momento. Déjame explicarte. Ninguno de los modelos disponibles actualmente se ha probado para asegurarse de que ofrecen las protecciones necesarias, al menos ninguno de los que conozco. Para solucionarlo, hemos reunido tantos modelos como podemos encontrar, y estamos trabajando con expertos para ver si podemos verificar cuáles funcionan realmente. ¿Cuáles son los puntos clave? Primero, el sello, luego el filtro en sí y la forma en que la máscara se adhiere a la cara: todo tiene que ser perfecto. La mayoría de nosotros imprimimos materiales rígidos que son difíciles de conformar a las juntas. Incluso si podemos obtener un buen sello, ¿seguirá siendo funcional, por ejemplo, incluso cuando el usuario esté hablando?”.

Un protector facial impreso en 3D más seguro

Por lo tanto, los equipos decidieron crear una solución que protegiera toda la cara, para colocarse sobre una máscara, evitando así cualquier problema de seguridad. Normalmente, una máscara impresa en 3D genera preguntas en torno a su porosidad: ¿qué pasa con la resistencia del plástico a medida que el usuario respira? ¿puede crear una zona húmeda y caliente favorable para la proliferación de gérmenes? Los profesionales de la salud no pueden correr este riesgo. Es por eso que tal escudo parece a priori menos restrictivo.

Por ahora, la compañía dice que puede producir 800 piezas al día de su granja de impresoras 3D, con solo 1/5 de su capacidad actualmente utilizada para este proyecto específico. Por lo tanto, el número de piezas producidas diariamente podría aumentar fácilmente. Prusa dijo que se está verificando el diseño de la máscara protectora y que, por lo tanto, puede evolucionar en los próximos días, incluso horas. Proporcionan valiosos consejos de impresión en su sitio para que el dispositivo sea lo más seguro posible, tanto para el médico como para el paciente. Por ejemplo, ventilar la habitación en la que se va a imprimir la máscara, use guantes y una máscara quirúrgica, etc.

Prusa recuerda: “Recuerda que el virus puede vivir en plástico durante 48 a 90 horas y que los plásticos no pueden esterilizarse fácilmente después de su uso. Entonces son de un solo uso, al menos hasta que encontremos una manera de esterilizar de manera confiable las piezas impresas”.

Material necesario para la impresión

Se necesitan aproximadamente 2 horas para imprimir las diferentes partes que componen la máscara facial. El fabricante recomienda usar PETG. No se requieren medios impresos. Necesitará una banda elástica para unir los dos extremos de la máscara, así como una placa de plástico lo suficientemente gruesa para el frente: Prusa dice que cualquier plástico transparente cortado con láser funciona, pero al menos un 0.5 mm de espesor. Puedes seguir los pasos de montaje en el siguiente video:

Se dice que el fabricante donó sus primeras 10,000 unidades al Ministerio de Salud checo. De esta forma, invita a las personas a imprimir la máscara para las comunidades locales necesitadas, siempre que se sigan todas las instrucciones en línea. Todo está disponible en el sitio web de Prusa, AQUÍ.

  • Antes de comenzar la impresión 3D de este dispositivo, consulta con profesionales de la industria para verificar qué material usar, qué medidas y precauciones tomar, etc. Os invitamos a consultar los sitios web del fabricante o acercaros a las comunidades activas en el tema. Es necesaria una validación médica antes de poder usar este dispositivo.

Fuente: https://www.3dnatives.com/es/prusa-mascara-facial-personal-medico-covid-19-200320202/

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí