Microsoft sumergió un centro de datos en el mar, frente a las islas escocesas Orcadas, para ahorrar la energía que suele costar mantener fríos los servidores, anunció este miércoles la firma.

Este centro de datos, parte del Proyecto Natick, es un cilindro blanco de 12 metros de largo que contiene 12 racks con 864 servidores, suficientes para almacenar 5 millones de películas, y capaz de estar en el agua hasta cinco años.

Fue construido en Francia por el Grupo Naval, quienes siguieron las indicaciones de la empresa y además adaptaron un proceso de intercambio de calor comúnmente utilizado para refrigerar submarinos al centro de datos subacuático.

El centro de datos mide 12 metros de largo y alberga 864 servidores. (Microsoft)

Una vez construído y probado, el cilindro fue conducido hasta el archipiélago de 70 islas situado en el norte del Reino Unido, donde fue remolcado al mar parcialmente sumergido entre dos pontones de un catamarán industrial.

En el sitio de despliegue, un vehículo operado por control remoto recuperó un cable del lecho marino que contenía la fibra óptica y el cableado de alimentación y lo llevó a la superficie para conectarlo al centro de datos, que enseguida fue encendido.

La tarea más compleja fue bajar el centro de datos hasta el fondo del mar, palmo a palmo, para lo que se utilizaron 10 cabrestantes, una grúa, una barcaza y un vehículo operado por control remoto que acompañó al centro de datos en su viaje.

El datacenter fue montado en Francia por el Grupo Naval. (Microsoft)

“Sabemos que si podemos poner algo aquí y sobrevive, servirá para casi cualquier lugar que queremos ir”, explicó Ben Cutler, uno de los managers del proyecto, sobre la elección del inhóspito lugar.

El centro de datos es alimentado por energía renovable gracias a un entramado de energía eólica y marina del archipiélago. A su vez, un cable de fibra óptica transporta los datos de los servidores hasta la costa.

Los encargados del Proyecto Natick de Microsoft. (Microsoft)

“Más de la mitad de la población mundial vive a menos de 200 kilómetros de la costa”, explicó Microsoft en su página web. “Instalando centros de datos en las aguas, cerca de localidades costeras, los datos no tienen que recorrer más que una corta distancia para llegar hasta las comunidades costeras”, añadió.

“Para un verdadero desarrollo de la inteligencia artificial, hoy dependemos de los servicios de la nube”, explicó Peter Lee, vicepresidente corporativo de Investigación y AI de Microsoft. “Si podemos llevar internet a un paso de todos, entonces no solo beneficiamos a nuestros productos, sino también a los productos que nuestros clientes abastecen”, completó.

La tarea más compleja fue bajar el centro de datos hasta el fondo del mar, palmo a palmo. (Microsoft)

AFP / Microsoft

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí